Salsa Barbacoa – Información Nutricional y Beneficios; Tres pequeñas letras conforman toda una cocina, y todo se basa en una salsa característica: BBQ. La salsa barbacoa dulce y picante es un elemento básico de la cocina sureña y el héroe de las comidas al aire libre en verano.

Puedes echar mano de ella para animar alitas de pollo, cerdo desmenuzado, sándwiches e incluso patatas fritas. Docenas de variedades de recetas regionales componen una panoplia de opciones, desde la atrevida salsa Carolina a la salsa estilo Kansas City.

Es natural que nuestras papilas gustativas ansíen esta salsa picante; al fin y al cabo, suele estar hecha con mucho azúcar añadido y una gran dosis de sodio. Así que, como con cualquier otra cosa que consumas, al mojar, hornear o asar con salsa barbacoa, ten en cuenta cómo encaja en tu patrón dietético. Sigue leyendo para saber todos los beneficios y propiedades de la salsa barbacoa.

Salsa Barbacoa – Información Nutricional y Beneficios

Salsa Barbacoa – Información Nutricional y Beneficios

Información nutricional de la salsa barbacoa

Las propiedades de la salsa barbacoa puede variar mucho, según los ingredientes y la preparación. La siguiente información se refiere a una marca de salsa barbacoa.

Información nutricional para dos cucharadas soperas (37 g) de salsa barbacoa.

  • Calorías 70
  • Grasa: 0 g
  • Sodio: 300mg
  • Hidratos de carbono 17g
  • Fibra: 0 g
  • Azúcares: 15 g

Carbohidratos

¿Qué tiene la salsa barbacoa? La salsa barbacoa es una fuente importante de hidratos de carbono, con hasta 17 gramos en dos cucharadas. Los hidratos de carbono de la salsa barbacoa proceden principalmente del azúcar añadido, y la salsa de tomate representa el resto. Muchas marcas incluyen jarabe de maíz de alta fructosa u otros edulcorantes como primer ingrediente.

Grasas

En general, no encontrarás grasas de ningún tipo (saturadas, insaturadas u omega-3) en la salsa barbacoa, ya que sus ingredientes vegetales no suelen contener este macronutriente.

Proteína

Las proteínas también son mínimas en la salsa barbacoa, ya que dos cucharadas aportan hasta un gramo.

Vitaminas y minerales

La salsa barbacoa contiene pequeñas cantidades de algunas vitaminas y minerales, como potasio, vitamina C y vitamina A. Sin embargo, no es probable que obtengas grandes beneficios para la salud de estos micronutrientes, a menos que bebas la salsa por tazas (lo cual puede ser tentador, pero no aconsejable).

Beneficios para la salud

Veamos algunos beneficios de la salsa barbacoa para nuestro organismo:

Puede combatir algunos cánceres

Aunque la salsa barbacoa tiene un sabor propio, se elabora principalmente con salsa de tomate, que alberga un potente antioxidante llamado licopeno. Este compuesto carotenoide da a los productos de tomate ese característico color rojo.

Las investigaciones han asociado la ingesta de licopeno con la reducción del riesgo de ciertos tipos de cáncer, especialmente el de próstata. Sin embargo, es discutible cuánto licopeno obtendrás realmente en una sola ración de dos cucharadas de salsa barbacoa.

Puede reducir la tensión arterial

Puede que los beneficios del licopeno no se limiten a la prevención del cáncer. Un pequeño estudio de 2014 descubrió que este antioxidante mejoraba la función vascular en personas con enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, cabe señalar que esto no pareció ocurrir en voluntarios sanos.

Los antioxidantes pueden proteger la piel

Además del licopeno, la base de tomate de la salsa barbacoa contiene antioxidantes como la vitamina A y la vitamina C, que ayudan a «limpiar» las células de radicales libres dañinos. Este proceso puede proteger la piel del daño solar y puede tener propiedades antienvejecimiento.

Ver Rutina de Cuidado de la Piel en 9 Pasos

Añade sabor sin grasa

Si necesitas seguir una dieta reducida en grasas, la salsa barbacoa es una forma de añadir sabor a las comidas sin acumular grasas.

Compatible con una dieta vegana

Muchas recetas de salsa barbacoa (incluso las compradas en tiendas) son naturalmente veganas, ya que los ingredientes básicos de tomate, vinagre, edulcorantes y especias son todos de origen vegetal. Si sigues una dieta vegana, comprueba por si acaso que las etiquetas de la salsa barbacoa no contengan productos de origen animal.

Alergias

Es posible, aunque poco probable, ser alérgico a cualquiera de los ingredientes que se suelen utilizar en la salsa barbacoa. El culpable más probable de una reacción alérgica es el tomate. Muchas personas alérgicas al tomate experimentan el síndrome de alergia oral, que puede ser como una sensación de hormigueo en la boca o la garganta. Una reacción alérgica más grave puede incluir vómitos, náuseas, urticaria, erupción cutánea, tos o secreción nasal.

Si tienes alergia al tomate, deberás mantenerte alejado de las salsas barbacoa a base de tomate, pero no dudes en disfrutar de las versiones a base de mostaza al estilo de Carolina del Sur.

Las personas alérgicas a la soja y al trigo también deben comprobar cuidadosamente las etiquetas de las salsas barbacoa, ya que a veces estos ingredientes pueden colarse en una receta.

Variedades

Hay tantas variedades de salsa barbacoa como regiones de EE.UU. Muchas zonas del Sur, Texas y Kansas City tienen sus propias recetas únicas.

  • Las salsas barbacoa tradicionales de Carolina empiezan con ketchup, salsa de tomate o pasta de tomate y añaden vinagre (a menudo vinagre de sidra de manzana), edulcorante y especias como chile en polvo, ajo en polvo, sal y pimienta.
  • Las sabrosas salsas de Carolina del Sur caen bajo el paraguas de la barbacoa sin utilizar tomate. En su lugar, utilizan una base de mostaza.
  • La salsa barbacoa de Texas es más fina y menos dulce, y a veces se condimenta con cebolla y apio.
  • Las salsas de Kansas City son conocidas por ser espesas y -algunos dicen- especialmente azucaradas.

Ver Historia de la Hamburguesa

Cuándo es mejor

Al elegir la salsa adecuada para tus costillas o tu pollo, es importante que tengas en cuenta tus preferencias personales de sabor y tus necesidades dietéticas. Si quieres reducir el azúcar, busca una salsa con menos de 5 gramos de azúcar por cucharada (en las nuevas etiquetas nutricionales, puedes ser más específico consultando la línea «Azúcares añadidos»).

Además, ten cuidado con el jarabe de maíz de alta fructosa u otros edulcorantes que figuren como primer ingrediente. También puedes optar por una marca específicamente baja en azúcar.

Ver Beneficios del Pilates

Almacenamiento y seguridad alimentaria

Antes de abrirla, todos los Chef guardan la salsa barbacoa en un lugar fresco y seco. Una vez abierta, refrigera la salsa no utilizada en un par de horas. ¿Y cuándo tirar el frasco crujiente que lleva años en la nevera? La mayoría de las marcas de salsa barbacoa preparadas comercialmente se conservan bien en el frigorífico entre cuatro y seis meses.

Cómo prepararlo

La salsa barbacoa comprada en la tienda puede ser práctica, pero los expertos en barbacoa te dirán que la salsa casera es lo mejor. Hacer tu propia salsa barbacoa puede producir sabores más profundos y complejos, y en realidad es bastante sencillo. Además, si la haces tú mismo, puedes controlar la cantidad de azúcar y sodio que contiene la receta. Busca una receta con un mínimo de edulcorante y sal añadidos para una elección con menos calorías, azúcar y sodio.

Ver Curso de Cocina Tradicional

No es probable Extremadamente probable

¡Si te ha gustado la publicación “Salsa Barbacoa – Información Nutricional y Beneficios«, te animamos a estudiar un Máster en Nutrición!

Inicio » Información nutricional » Salsa Barbacoa – Información Nutricional y Beneficios
Doctrina Qualitas