Salsa de Soja – Información Nutricional y Beneficios; La salsa de soja es un condimento asiático que se originó hace más de 2000 años en China. Hay distintos tipos de salsa de soja, pero el tipo que probablemente verás en la mayoría de los supermercados es la salsa de soja japonesa o shoyu. El shoyu suele ser más fino y claro que otros tipos de salsa de soja. Puede ser clara u oscura.

Ver Cómo es la Cocina Japonesa

¿Cómo se hace la salsa de soja? Tradicionalmente, la salsa de soja se elaboraba a mano mediante un proceso japonés llamado honjozo. Durante el proceso se fermentaba la soja y luego se añadían otros ingredientes, como trigo o cebada. Se dejaba fermentar la mezcla y luego se añadía una salmuera de sal. Hoy en día no solo los Chef la utilizan, se utilizan métodos comerciales para elaborar muchas de las marcas que ves en las estanterías de las tiendas.

¿A qué sabe la salsa de soja? La salsa de soja confiere sabor umami. También hace que los alimentos sean más salados. Aunque hay variedades con menos sodio en el mercado, la mayor parte de la salsa de soja es muy rica en sodio y no aporta ningún beneficio nutricional significativo.

Salsa de Soja – Información Nutricional y Beneficios

Salsa de Soja - Información Nutricional y Beneficios

Información nutricional de la salsa de soja

Información nutricional para una cucharada sopera (16 g) de salsa de soja.

  • Calorías 8.5
  • Grasa: 0,1 g
  • Sodio: 879mg
  • Hidratos de carbono: 0.8g
  • Fibra: 0,1 g
  • Azúcares: 0,06 g
  • Proteínas: 1,3g

Carbohidratos

Una ración de una cucharada de salsa de soja aporta sólo 8,5 calorías y tiene algo menos de un gramo (0,8 g) de hidratos de carbono. Hay muy poco azúcar (0,06 g) o fibra (0,1 g) en la salsa de soja. Si consumes un paquete de salsa de soja (como el que suelen darte cuando pides comida asiática para llevar), consumirás una porción más pequeña, de sólo 9 gramos, por lo que consumirás menos calorías, hidratos de carbono y azúcar con unos beneficios muy reducidos.

No existe un índice glucémico ni una carga glucémica registrados para la salsa de soja. Pero como el tamaño de la ración suele ser muy pequeño y contiene pocos hidratos de carbono, es probable que el impacto sobre el azúcar en sangre sea mínimo. Se cree que los alimentos de soja en general tienen una respuesta glucémica relativamente baja.

Ver Maestría en Diabetes

Grasas

La salsa de soja es muy baja en grasas, ya que sólo aporta 0,1 g por ración.

Proteínas

La salsa de soja aporta una pequeña cantidad de proteínas, aproximadamente 1,3 g en cada ración de una cucharada.

Vitaminas y minerales

Como la salsa de soja se consume en cantidades tan pequeñas, no tiene casi beneficios para nuestro organismo y no es una buena fuente de vitaminas ni minerales. El único micronutriente significativo es el sodio. Una ración de una cucharada proporciona 879 miligramos de sodio.

Beneficios para la salud

Los alimentos como la salsa de soja que se consumen en cantidades muy pequeñas no es probable que aporten beneficios sustanciales para la salud. Incluir la soja en tu dieta con alimentos como el tofu o la soja puede proporcionar beneficios porque la soja contiene isoflavonas, un fitoestrógeno similar a la hormona estrógeno.

La salsa de soja contiene isoflavonas y hay algunas pruebas de que el proceso de remojo y fermentación utilizado para hacer la salsa de soja podría ayudar a la biodisponibilidad de las isoflavonas. Pero no es probable que consumas suficiente salsa de soja para obtener beneficios sustanciales y cualquier ventaja que obtengas debe equilibrarse con los posibles inconvenientes del consumo excesivo de sodio.

También hay algunas pruebas limitadas de que la salsa de soja puede proporcionar beneficios antioxidantes. Pero la investigación es limitada y contradictoria. Hay otros alimentos que probablemente proporcionen beneficios antioxidantes más sustanciales, como las frutas y las verduras.

Ver Requisitos para Ser Maitre

Alergias

La soja es una alergia frecuente, sobre todo en los niños. Las personas alérgicas al trigo, las judías (legumbres), la leche u otros alimentos también pueden tener una reacción alérgica a la soja.

Los síntomas de la alergia a la soja van de leves, como urticaria o picor en la boca y alrededor de ella, a reacciones graves, como la anafilaxia, que puede poner en peligro la vida. Los alérgicos a la soja no deben consumir salsa de soja, ya que es un desencadenante frecuente.

Ver Curso de Celador Sanitario

Efectos adversos

Ciertas personas deben tener cuidado al consumir salsa de soja. Las personas celíacas o con sensibilidad al gluten no celíaca deben tener cuidado al elegir la salsa de soja, ya que muchas marcas se elaboran con trigo y contienen gluten. Sin embargo, hay algunas marcas que producen salsa de soja tamari que se elabora sin trigo.

Quienes vigilan su consumo de sodio deben tener cuidado al consumir salsa de soja. Algunas marcas contienen hasta 900 miligramos o más de sodio. Los nutricionistas recomiendan que los adultos no consuman más de 2.300 miligramos de sodio al día. Sugieren un límite ideal de 1.500 miligramos al día o menos, sobre todo para quienes padecen hipertensión arterial.

Hay algunas marcas que fabrican salsa de soja que contiene menos sodio, pero es importante leer las etiquetas. Algunos no son necesariamente productos «bajos en sodio», sino que simplemente aportan menos sodio que la salsa de soja tradicional. Por ejemplo, la salsa de soja Kikkoman Menos Sodio contiene 575 miligramos de sodio por cucharadita.

Por último, la salsa de soja contiene glutamato monosódico (GMS). El GMS es la sal sódica de un aminoácido llamado ácido glutámico. El ácido glutámico está presente de forma natural en algunos alimentos, incluida la salsa de soja. La FDA considera que el GMS es «generalmente reconocido como seguro» (GRAS), sin embargo, hay algunos informes de síntomas como dolor de cabeza o náuseas después de comer alimentos que contienen GMS.

Variedades

Los tipos más comunes de salsa de soja son el shoyu y el tamari. Pero también hay otras variedades. Por ejemplo, la salsa de soja oscura es una salsa más dulce y oscura a la que se ha añadido melaza o caramelo. La salsa de soja blanca tiene un color más claro que prefieren los cocineros que no quieren que el color oscuro de la salsa de soja común se traslade a sus recetas sobre todo en pastelería.

Cuándo es mejor

La salsa de soja está disponible todo el año en casi cualquier supermercado. La encontrarás en el pasillo de condimentos de la mayoría de los grandes mercados. También encontrarás salsas de soja especiales en los mercados asiáticos y en Internet.

Almacenamiento y seguridad alimentaria

¿Cómo se guarda la salsa de soja? La salsa de soja almacenable debe utilizarse en el plazo de un mes desde su apertura. No es necesario refrigerarla. Pero según algunos fabricantes, la salsa de soja empezará a perder su frescura y sabor inmediatamente después de abrirla. Refrigerarla mantendrá el sabor y la frescura al máximo durante más tiempo.

Cómo prepararlo

La salsa de soja en cocina puede utilizarse en adobos, salsas y otras recetas saladas. Además de los platos asiáticos, la salsa de soja combina bien con la comida caribeña y con muchos platos americanos. Por ejemplo, puedes usarla en lugar de sal en verduras asadas o patatas fritas.

Puedes utilizar la salsa de soja sola como adobo para filetes, aves, marisco y otros alimentos. O combínala con otros ingredientes como ajo, salsa Worcestershire, miel o vinagre balsámico. Deja marinar la carne durante al menos 30 minutos o hasta ocho horas para conseguir el sabor que deseas.

También puedes añadir salsa de soja a tu receta de sopa favorita. Por ejemplo, prueba a añadirla a la sopa de fideos con carne o a la sopa agridulce para potenciar el sabor.

Ver Hamburguesa de Pescado en McDonalds: ¿Por qué existe?

No es probable Extremadamente probable

¡Si te ha gustado la publicación “Salsa de Soja – Información Nutricional y Beneficios«, te animamos a estudiar un Máster en Nutrición!

Inicio » Información nutricional » Salsa de Soja – Información Nutricional y Beneficios
Doctrina Qualitas