Qué Relación Tiene el IMC con la Salud; El índice de masa corporal (IMC) es una herramienta estándar de evaluación de la salud en la mayoría de los centros sanitarios. Aunque se ha utilizado durante décadas como medida de salud basada en el tamaño del cuerpo, ha sido ampliamente criticado por su excesiva simplificación de lo que significa realmente estar sano.

De hecho, muchos afirman que el IMC es obsoleto e inexacto y que no debería emplearse en los centros médicos y de fitness.

En este artículo se explica todo lo que hay que saber sobre el IMC, su historia, si es un indicador preciso de la salud y sus alternativas.

Qué Relación Tiene el IMC con la Salud

4,5 / 5
Qué Relación Tiene el IMC con la Salud

¿Qué es el IMC o Índice de Masa Corporal?

IMC significa índice de masa corporal. El IMC fue desarrollado en 1832 por un matemático belga llamado Lambert Adolphe Jacques Quetelet.

Desarrolló la escala del IMC para estimar rápidamente el grado de sobrepeso y obesidad en una población determinada, con el fin de ayudar a los gobiernos a decidir dónde asignar los recursos sanitarios y financieros.

Curiosamente, Quetelet afirmó que el IMC no era útil para estudiar a individuos concretos, sino para ofrecer una instantánea de la salud general de una población. Sin embargo, se utiliza ampliamente para medir la salud de los individuos.

La escala del IMC se basa en una fórmula matemática que determina si una persona tiene un peso saludable dividiendo su peso en kilogramos por su altura en metros al cuadrado:

IMC = peso (kg) / altura (m2)

Alternativamente, el IMC puede calcularse dividiendo el peso en libras por la altura en pulgadas al cuadrado y multiplicando por 703:

IMC = (peso (libras) / altura (in2)) x 703

También puede emplear una calculadora de IMC online, como la que proporcionan muchas webs en toda la red.

Una vez calculado, se compara con la escala de IMC para determinar si te encuentras dentro del rango de peso normal.

Tabla IMC

Según este cálculo, un profesional sanitario puede sugerirte cambios en tu salud y estilo de vida si no entras en la categoría de peso normal.

Algunos países han adoptado esta escala de IMC para representar mejor el tamaño y la estatura de sus poblaciones. Por ejemplo, se ha demostrado que los hombres y mujeres asiáticos tienen un mayor riesgo de sufrir enfermedades cardíacas con un IMC más bajo, en comparación con los no asiáticos.

Aunque esto puede dar al profesional sanitario una instantánea de la salud de una persona basada en su peso, no tiene en cuenta otros factores, como la edad, el sexo, la raza, la genética, la masa grasa, la masa muscular y la densidad ósea.

En resumen, el índice de masa corporal (IMC) es un cálculo que estima la grasa corporal de una persona a partir de su altura y peso. Un IMC de 18,5 a 24,9 se considera un peso normal con un bajo riesgo de mala salud, mientras que todo lo que esté por encima o por debajo puede indicar un mayor riesgo de mala salud.

¿Qué Relación Tiene el IMC con la Salud?

A pesar de la preocupación de que el IMC no identifica con precisión si una persona está sana, la mayoría de los estudios muestran que el riesgo de una persona de padecer enfermedades crónicas y muerte prematura sí aumenta con un IMC inferior a 18 (bajo peso) o de 30 o más (obeso).

Por ejemplo, un estudio retrospectivo sobre más de 100.000 muertes descubrió que las personas que tenían un IMC de 30 o más tenían un riesgo de muerte entre 1,6 y 2,6 veces mayor tras un seguimiento de 31 años.

Otro estudio realizado con casi 17.000 personas demostró que los que se encontraban en la categoría de IMC obeso tenían un 21% más de riesgo de muerte por todas las causas y por enfermedades cardíacas, en comparación con los que se encontraban en la categoría de IMC normal.

Los investigadores también descubrieron que los que se encontraban en la categoría de bajo peso y en las categorías de obesidad severa u obesidad extrema morían una media de 6,8 años y 3,6 años antes, respectivamente, que los de la categoría de IMC normal.

Otros estudios han demostrado que un IMC superior a 30 empieza a aumentar significativamente el riesgo de padecer problemas de salud crónicos, como diabetes de tipo 2, enfermedades cardíacas, dificultades respiratorias, enfermedades renales, enfermedad del hígado graso no alcohólico y problemas de movilidad.

Además, una reducción del 6-9% en el IMC de una persona se ha asociado a la disminución de las tasas de síndrome metabólico, enfermedades cardíacas y diabetes de tipo 2.

Debido a que la mayoría de las investigaciones muestran un mayor riesgo de enfermedades crónicas entre las personas con obesidad, muchos profesionales de la salud pueden utilizar el IMC como una instantánea general del riesgo de una persona. Aun así, no debería ser la única herramienta de diagnóstico empleada.

En resumen, aunque el IMC ha sido criticado por su excesiva simplificación de la salud, la mayoría de las investigaciones apoyan su capacidad para estimar el riesgo de una persona de padecer enfermedades crónicas, especialmente el riesgo de muerte prematura y el síndrome metabólico.

Qué Relación Tiene el IMC con la Salud - Midiendo Altura y Peso

¿Qué Desventajas Tiene el IMC?

A pesar de las investigaciones que asocian un IMC bajo y alto con mayores riesgos para la salud, existen numerosos fallos en su uso.

No tiene en cuenta otros factores de salud

El IMC sólo responde con un «sí» o un «no» a la pregunta de si una persona tiene un peso normal, sin tener en cuenta su edad, sexo, genética, estilo de vida, historial médico u otros factores.

Basarse únicamente en el IMC puede pasar por alto otras mediciones importantes de la salud, como el colesterol, el azúcar en sangre, la frecuencia cardíaca, la presión arterial y los niveles de inflamación, y sobreestimar o subestimar la verdadera salud de una persona.

Además, a pesar de que la composición corporal de hombres y mujeres varía (los hombres tienen más masa muscular y menos masa grasa que las mujeres), el IMC utiliza el mismo cálculo para ambos grupos.

Igualmente, a medida que una persona envejece, su masa grasa corporal aumenta de forma natural y la masa muscular disminuye de igual manera. Numerosos estudios han demostrado que un IMC más alto, de 23 a 30, en los adultos mayores puede proteger contra la muerte prematura y las enfermedades.

Por último, el simple hecho de emplear el IMC para determinar la salud de una persona ignora otros aspectos de la salud, como el bienestar mental y complicados factores sociológicos como los ingresos, el acceso a alimentos asequibles y nutritivos, las habilidades y los conocimientos alimentarios y el entorno vital.

Qué Relación Tiene el IMC con la Salud-Asume que todo el peso es igual

Aunque 1 libra o kilo de músculo pesa lo mismo que 1 libra o kilo de grasa, el músculo es más denso y ocupa menos espacio. Por ello, una persona muy delgada, pero con mucha masa muscular, puede ser más pesada en la báscula.

Por ejemplo, una persona de 97 kg que mide 175 cm tiene un IMC de 29.5, lo que la clasifica como sobrepeso.

Sin embargo, dos personas de la misma altura y peso pueden tener un aspecto completamente diferente. Una puede ser un culturista con una gran masa muscular, mientras que la otra puede tener una mayor masa grasa.

Si sólo se tiene en cuenta el IMC, es fácil clasificar erróneamente a una persona como con sobrepeso u obesa a pesar de su escasa masa grasa. Por lo tanto, es importante tener en cuenta la masa muscular, grasa y ósea de una persona además de su peso

No tiene en cuenta la distribución de la grasa

Aunque un mayor IMC está relacionado con peores resultados de salud, la ubicación de la grasa en el cuerpo puede marcar una mayor diferencia. Esto es algo a tener en cuenta a la hora de conocer qué relación tiene el IMC con la salud.

Las personas con grasa almacenada alrededor de la zona del estómago, conocidas como tipos de cuerpo androide o con forma de manzana, tienen un mayor riesgo de padecer enfermedades crónicas que las que tienen grasa almacenada en las caderas, las nalgas y los muslos, conocidas como tipos de cuerpo ginoide o con forma de pera.

Por ejemplo, en una revisión de 73 estudios que incluían datos de más de 2,6 millones de personas, los investigadores descubrieron que las personas con una distribución de la grasa en forma de manzana tenían un riesgo de mortalidad por todas las causas significativamente mayor, mientras que las que tenían una distribución de la grasa en forma de pera tenían un riesgo menor.

De hecho, los autores destacaron que el IMC no tiene en cuenta en qué parte del cuerpo se almacena la grasa, lo que puede clasificar erróneamente a una persona como poco saludable o con riesgo de padecer una enfermedad.

Puede llevar a un sesgo de peso

Se espera que un profesional de la medicina use su mejor criterio, es decir, que tome el resultado del IMC y considere a su paciente como un individuo único.

Sin embargo, algunos profesionales de la salud utilizan únicamente el IMC para medir la salud de una persona antes de proporcionarle recomendaciones médicas, lo que puede conducir a un sesgo de peso y a una atención sanitaria de mala calidad.

Las personas con un IMC más elevado afirman con más frecuencia que sus médicos se centran únicamente en su IMC, incluso si la cita es por un problema no relacionado. A menudo, los problemas médicos graves pasan desapercibidos o se consideran incorrectamente como problemas relacionados con el peso.

De hecho, los estudios han demostrado que cuanto mayor es el IMC de una persona, menos probable es que acuda a las revisiones médicas periódicas por miedo a ser juzgado, por desconfianza en el profesional sanitario o por una experiencia negativa anterior. Esto puede llevar a diagnósticos, tratamientos y cuidados tardíos.

Puede no ser relevante para todas las poblaciones

A pesar del amplio uso del IMC entre todos los adultos, es posible que no refleje con exactitud la salud de determinadas poblaciones raciales y étnicas.

Por ejemplo, numerosos estudios han demostrado que las personas de ascendencia asiática tienen un mayor riesgo de padecer enfermedades crónicas con puntos de corte de IMC más bajos, en comparación con las personas de raza blanca.

De hecho, la Organización Mundial de la Salud elaboró unas directrices sobre el IMC en Asia-Pacífico, que proporcionan puntos de corte alternativos para el IMC.

Numerosos estudios han demostrado que estos puntos de corte alternativos identifican mejor el riesgo para la salud entre las poblaciones asiáticas. Sin embargo, se necesita más investigación para comparar estos puntos de corte con los asiáticos americanos de varias generaciones.

Además, las personas de raza negra pueden ser clasificadas erróneamente como personas con sobrepeso a pesar de tener menos masa grasa y más masa muscular. Esto puede sugerir que el riesgo de enfermedades crónicas se produce en un punto de corte del IMC más alto que en personas de otras razas, especialmente entre las mujeres negras.

¿Qué Relación Tiene el IMC con la Salud?, un estudio descubrió que las mujeres negras se consideraban metabólicamente sanas en puntos de corte 3 kg/m2 más altos que las personas que no son negras, lo que pone aún más en duda la utilidad del IMC para todos los grupos raciales y étnicos.

Por último, basarse únicamente en el IMC ignora la importancia cultural del tamaño del cuerpo para los distintos grupos. En algunas culturas, una mayor masa grasa se considera más saludable y deseable. Los profesionales sanitarios deben tener en cuenta lo que significa la salud para cada persona.

Teniendo en cuenta que las decisiones importantes en materia de salud, como los procedimientos quirúrgicos y las intervenciones para perder peso, se basan en el IMC y el peso, es importante que todos los profesionales sanitarios vayan más allá del IMC para asegurarse de que están haciendo recomendaciones centradas en el paciente.

En resumen, el IMC sólo tiene en cuenta el peso y la estatura de una persona como medida de salud, en lugar del individuo. La edad, el sexo, la raza, la composición corporal, el historial médico y otros factores pueden afectar al peso y al estado de salud de una persona.

Qué Relación Tiene el IMC con la Salud - Cuerpo de Pera y Manzana

¿Qué es Mejor que el IMC?

A pesar de los numerosos defectos del IMC, se sigue utilizando como herramienta de evaluación primaria porque es conveniente, rentable y accesible en todos los entornos sanitarios.

Sin embargo, hay alternativas al IMC que pueden ser mejores indicadores de la salud de una persona, aunque cada una tiene sus propias ventajas y desventajas. Ahora que sabemos qué relación tiene el IMC con la salud, vamos a enumerar esas alternativas.

Circunferencia de la cintura-Qué Relación Tiene el IMC con la Salud

Definición

Un perímetro de cintura superior a 84 cm en las mujeres o a 101,5 cm en los hombres, indica una mayor cantidad de grasa corporal en la zona abdominal, lo que se asocia a un mayor riesgo de padecer enfermedades crónicas.

Beneficios

Es fácil de medir, puesto que sólo se necesita una cinta métrica.

Desventajas

No tiene en cuenta los distintos tipos de cuerpo (por ejemplo, con forma de manzana o de pera) ni la complexión (por ejemplo, la masa muscular y ósea).

Relación cintura-cadera

Definición

Un cociente alto (superior a 0,79 en las mujeres o superior a 0,94 en los hombres) indica una mayor acumulación de grasa en la zona del estómago y está relacionado con un mayor riesgo de padecer enfermedades cardíacas y crónicas.

Un ratio bajo (inferior a 0,79 en las mujeres o inferior a 0,94 en los hombres) sugiere un mayor almacenamiento de grasa en la cadera, lo que se asocia a una mejor salud.

Beneficios

Es fácil de medir, ya que sólo requiere una cinta métrica y una calculadora.

Desventajas

No tiene en cuenta los distintos tipos de cuerpo (por ejemplo, con forma de manzana o de pera) ni la complexión (por ejemplo, la masa muscular y ósea).

Porcentaje de grasa corporal

Definición

El porcentaje de grasa corporal es la cantidad relativa de grasa corporal que tiene una persona.

Ventajas

Distingue entre masa grasa y masa libre de grasa y es una representación más precisa del riesgo para la salud que el IMC.

Desventajas

Las herramientas de evaluación cómodas (como las mediciones de pliegues cutáneos, el análisis de impedancia bioeléctrica portátil y las básculas domésticas) conllevan un alto riesgo de error.

Las herramientas más precisas (como la absorciometría de rayos X de doble energía, el pesaje subacuático y el BodPod) son caras e inaccesibles para muchos.

Pruebas de laboratorio

Definición

Las pruebas de laboratorio son varias mediciones de sangre y de signos vitales que pueden indicar el riesgo de enfermedades crónicas (por ejemplo, la presión arterial, la frecuencia cardíaca, el colesterol, los niveles de glucosa en sangre, la inflamación).

Beneficios

Estas pruebas proporcionan una revisión más detallada de la salud metabólica de una persona y no se basan únicamente en la grasa corporal como medida de salud.

Desventajas

La mayoría de las veces, un solo valor de laboratorio no es suficiente para diagnosticar o indicar un riesgo.

Independientemente de la herramienta de evaluación utilizada, es importante que los profesionales sanitarios no se basen en una sola prueba. Por ejemplo, un profesional sanitario puede medir el IMC y el perímetro de la cintura de una persona y, si surge alguna preocupación, puede realizar un análisis de sangre.

Es fundamental tratar a cada paciente como un individuo para determinar lo que significa la salud para él: física, mental, emocional y espiritualmente.

En resumen, en lugar del IMC se pueden usar otras herramientas de evaluación corporal, como el perímetro de la cintura, el porcentaje de grasa corporal y los análisis de sangre. Sin embargo, cada uno de ellos tiene sus propias ventajas y desventajas.

Qué Relación Tiene el IMC con la Salud - Alternativas al IMC

Conclusiones

El índice de masa corporal (IMC) es una herramienta de evaluación de la salud muy controvertida, diseñada para estimar la grasa corporal de una persona y el riesgo de mala salud.

Las investigaciones suelen mostrar un mayor riesgo de enfermedades crónicas a medida que el IMC aumenta por encima del rango normal. Además, un IMC bajo (por debajo de 18,4) también está relacionado con una mala salud.

Dicho esto, el IMC no tiene en cuenta otros aspectos de la salud, como la edad, el sexo, la masa grasa, la masa muscular, la raza, la genética y el historial médico. Es más, se ha demostrado que utilizarlo como único indicador de salud aumenta los prejuicios sobre el peso y las desigualdades en materia de salud.

Aunque el IMC puede ser útil como punto de partida, no debe ser la única medida de su salud.

Vídeo: Cómo Calcular el IMC o Indice de Masa Corporal de un Adulto Hombre o Mujer | Qué Relación Tiene el IMC con la Salud

¿Estás buscando realizar un máster en nutrición y dietética online?. Tanto si estás empezando como si sueñas con ser un profesional especializado en la nutrición y la alimentación saludable, debes saber que es una rama donde se requieren muchas habilidades junto con experiencia profesional. Si te interesa el mundo de la nutrición, estudia un curso o Máster especializado online. Asegúrate de hacerlo en un centro acreditado por DQ, disfrutarás de las mejores condiciones de acceso al mercado laboral con reconocimiento a nivel internacional y las mejores facilidades para proseguir estudios superiores universitarios.

¿Dónde Estudiar un Master en Nutrición Online?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

No es probable Extremadamente probable

¡Si te ha gustado la publicación «Qué Relación Tiene el IMC con la Salud», te animamos a estudiar un Máster en Nutrición Online! ¡Dale al Like y comparte, los reclutadores contrastarán que sigues y compartes contenido de calidad especializado en tu nicho profesional!

Inicio » Portfolio » Hábitos Alimentarios » Qué Relación Tiene el IMC con la Salud