Beneficios de Masticar Bien la Comida; ¿Recuerdas cuánto tiempo tardaste en comer tu última comida? Para la mayoría de las personas, esta es una pregunta difícil porque la masticación se realiza casi como un reflejo inconsciente, especialmente si se tiene prisa. Los investigadores saben desde hace tiempo que el estómago lleno es sólo uno de los varios mecanismos que hacen que uno se sienta satisfecho después de una comida. El cerebro también necesita recibir una serie de señales de las hormonas segregadas por el tracto gastrointestinal.

Masticar los alimentos correctamente y más despacio favorece no sólo la reducción de peso, sino también aspectos como la digestión, la absorción de nutrientes, el menor riesgo de alergias, la salud de los dientes y la microbiota intestinal. Conozca más sobre ellos.

Ver Curso de Cocina Nacional e Internacional

Beneficios de Masticar Bien la Comida

Beneficios de Masticar Bien la Comida

Primeras señales

Los receptores de estiramiento del estómago se activan cuando el órgano se llena de agua o alimentos. Las señales de los receptores se envían a través del nervio vago, que conecta el intestino con el tronco cerebral. A continuación, se liberan otras señales cuando los alimentos pasan del estómago al intestino, como la hormona (sustancia endocrina) colecistoquinina (CCK), en respuesta a la presencia de proteínas y grasas en los alimentos que llegan al intestino.

Otra señal se produce cuando los alimentos llegan lentamente al intestino. El tejido adiposo (o grasa) es un almacén de energía para el organismo y produce una hormona llamada leptina, que se encarga de comunicar al cerebro las necesidades energéticas y la saciedad, en función de las reservas energéticas del organismo. Las investigaciones sugieren que la leptina amplifica las señales de la CCK, por lo que uno de lo principales  beneficios de masticar bien la comida es el aumento de la sensación de saciedad. En otras palabras, al comer demasiado rápido, no hay tiempo suficiente para que este mecanismo se ponga en marcha. El resultado: la gente come más de lo que necesita.

Más tiempo en la boca

Cualquier experto en dietética te recomendaría, masticar más para salivar más. Y la saliva contiene las enzimas digestivas necesarias para iniciar el proceso de digestión. Dos de ellas son la lipasa y la amilasa, enzimas que ayudan a descomponer las grasas y los carbohidratos, respectivamente. Cuanta más saliva, más se humedecerá el bolo alimenticio y pasará fácilmente por el esófago.

Peso adecuado

Como se ha explicado anteriormente, cuanto más tiempo te tomes para masticar la comida, más tiempo tendrá tu cuerpo para liberar las sustancias que te aportarán saciedad. No te obsesiones con el número de masticaciones, para obtener los beneficios de masticar bien la comida, intenta tardar al menos 20 minutos en terminar tu comida para que tu cerebro tenga tiempo de indicar a tu intestino que la comida está por llegar. Esta actitud evitará que comas en exceso, una acción a menudo provocada por la ansiedad que favorece el aumento de peso.

Captación de nutrientes

En el interior del estómago no hay ninguna «batidora» que haga la masticación, por lo que ésta debe ser realizada correctamente por la boca. Masticar bien los alimentos permite «descomponerlos» en trozos más pequeños. Las enzimas digestivas y el jugo gástrico sólo actúan en la superficie de los fragmentos, es decir, al masticar completamente los alimentos, habrá una mayor área de contacto disponible para que las enzimas y el jugo actúen.

Al llegar al intestino, se estimularán más mecanismos de digestión, ya que se pretende «romper» las moléculas de proteínas, carbohidratos y lípidos para que puedan ser absorbidas en forma de aminoácidos, glucosa y ácidos grasos libres. Un alimento bien digerido también permitirá que sus vitaminas y minerales se liberen para ser absorbidos por la mucosa intestinal.

Microbiota saludable

Los alimentos mal digeridos por falta de masticación dejarán libres partículas más grandes que, si no atraviesan la pared intestinal, estarán disponibles para que las bacterias y los hongos oportunistas las utilicen como fuente de energía y proliferen, como es el caso de los hidratos de carbono. Este nutriente sirve de alimento para que los microorganismos inicien la fermentación, lo que provoca la formación de gases y síntomas como la distensión abdominal, la diarrea y el estreñimiento.

Otro ejemplo es una proteína mal digerida. Generará péptidos que no son bien «aceptados» en el proceso de digestión, pero a veces acaban pasando. Una vez en el torrente sanguíneo, los péptidos pueden no ser reconocidos por el organismo, serán considerados «invasores» (antígenos) y posiblemente desencadenarán reacciones alérgicas.

Masticar es bueno para los dientes.

La arcada dental está formada por huesos que se ejercitan durante la masticación. Además de tener enzimas digestivas y humedecer los alimentos, la saliva también es importante para mantener el pH de la boca básico y limpiar los dientes, evitando la acumulación de placa y la aparición de caries.

Disfrute de su comida

Si comes con prisa, apenas puedes saborear la comida de verdad. Cuando uno se dedica a masticar lentamente, los sabores individuales y únicos se hacen más perceptibles y la comida se hace más agradable.

Recuerde siempre estos consejos.

  • Mastica lenta y constantemente
  • Masticar hasta que la comida haya perdido su textura inicial
  • Trague toda la comida que tenga en la boca antes de dar otro bocado
  • Evite beber líquidos mientras mastica.

Vídeo: Beneficios de Masticar Bien la Comida

No es probable Extremadamente probable

¡Si te ha gustado la publicación “Beneficios de Masticar Bien la Comida«, te animamos a estudiar un Máster en Nutrición Online!

Inicio » Nutrición y Salud » Beneficios de Masticar Bien la Comida
Doctrina Qualitas